Hoy ha recuperado este Sacramento su verdadero sentido. Este Sacramento se puede recibir cuando la persona está muy enferma o va siendo mayor y no tiene la plenitud de energías de una persona sana o joven.

Debemos recuperar la costumbre de avisar al sacerdote cuando alguien de nuestra familia está enfermo o es anciano y no puede salir de casa. Con mucho gusto le llevaremos la Comunión.

La fecha está aún por determinar. No obstante, suele celebrarse en el mes de mayo.

Las misas de funeral se celebran los lunes, martes y miércoles no festivos y vísperas de fiestas a las 20 horas.