28 abril, 2019

«Las Edades del Hombre», LERMA

Lerma, una ciudad privilegiada

Lerma se encuentra en el antiguo Camino Real, por lo que los grandes acontecimientos de nuestra historia – la Reconquista, la guerra de la Independencia, etc.- han dejado sus huellas en ella. Una de las más importantes es la marcada por el Duque de Lerma, que la transformó en lugar de recreo para la Corte. Esta herencia se mantiene viva ya que en Lerma se celebran numerosas fiestas a lo largo de todo el año.

Con motivo de la exposición «Las Edades del Hombre» nuestra parroquia quiso ofrecer a los feligreses una excursión el 15 de junio de 2019. Pasamos a relatar un resumen de la misma elaborado de forma altruista por uno de los asistentes.

Rezamos las laudes en el autobús, dando gracias a Dios por el día. Hicimos un alto, como estaba previsto, en el área de Tudanca, de Aranda de Duero. En el autobús recibimos todos la guía de mano de la exposición angeli, la vigesimocuarta que organiza la Fundación de Las Edades del Hombre –la primera, con el lema de Construyendo Iglesia a través de la Belleza, se celebró en Valladolid en 1988. Aunque Las Edades del Hombre estén patrocinadas por las diócesis de Castilla y León, podemos constatar en la propia guía de mano que, de las 90 obras expuestas en angeli, 12 corresponden a creaciones de los artistas y, de ellas 6 han sido creadas de manera expresa para esta exposición. También podemos destacar como hay obras que proceden de otras comunidades: de la foral de Navarra y de las autónomas de Castilla-La Mancha, Galicia, Madrid y País Vasco (una de cada territorio). De las 73 obras de Castilla y León, de archivos, de museos y de templos, 15 han sido restauradas por el Centro de Conservación y Restauración de Las Edades del Hombre para esta exposición.

Para quienes quieran recordar la exposición y para quienes quieran saber de la misma, recomendamos que naveguen por internet, donde se puede ver el vídeo introductorio cliqueando sobre la fotografía de la ermita de Nuestra Señora de la Piedad, y un recorrido virtual de la exposición, repitiendo el cliqueo sobre la iglesia de San Pedro y del monasterio de la Ascensión de Nuestro Señor.

La dirección de la Fundación de Las Edades del Hombre es http://www.lasedades.es/.

Pero antes de visitar la exposición tuvimos la ocasión de asomarnos al Mirador de Lerma, en el que se puede realizar un paseo poético flanqueado por once paneles con textos de José Zorrilla (Valladolid, 1817 – Madrid, 1893), poeta que dejó huella en Lerma.

Después de visitar la exposición almorzamos en el Parador Nacional, que se ubica en el Palacio que construyó entre 1601 y 1617 Francisco de Sandoval y Rojas, valido de Felipe III y Señor de la Villa. Se dice que la historia del Palacio de Lerma está marcada por el engaño histórico de sus cuatro torres, habida cuenta de que en el siglo XVII sólo los palacios reales podían tener cuatro torres, una por cada esquina de la construcción. Cuando Felipe III nombró a Francisco de Sandoval y Rojas Duque de Lerma, solicitó permiso al Rey para construir dos torres en el palacio de su Villa… olvidando mencionar que ya había un par. Nadie se lo preguntó tampoco, claro, pero quizá porque no era posible imaginar semejante pulso al rey. Así que cuando se levantaron las dos torres concedidas por Felipe III, el Duque de Lerma se convirtió en el único noble de España con un palacio igual al del rey, con cuatro torres. (https://www.viajesdeprimera.com/curiosidades-increibles/la-enganosa-historia-del-parador-de-lerma/)

Aprovechamos el patio central del Parador, rodeado de galerías de columnatas para hacernos la foto de recuerdo de grupo.

[Se hace constar que ninguna de las personas participantes de la excursión manifestó que se acogía al derecho de oposición regulado en la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales y el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE (Reglamento general de protección de datos)]

Después partimos con destino a Gumiel de Izán, a unos 30 kilómetros al sur, que conserva casas de entramado y en cuya Iglesia-Catedral de Santa María compartimos la celebración de la Misa de la Santísima Trinidad.

Tuvimos luego la oportunidad de visitar la sacristía.

Y volvimos a dar gracias a Dios por haber disfrutado de la excursión parroquial.